domingo, 27 de noviembre de 2016

Fresona

Hola mi Fresona.
Ya van 7 años desde que me dejaste.. Siete intermitentes años llenos de dolor, angustia y sinsentidos.

Puede sonar terrible pero no lo es tanto. O eso me gusta pensar por las mañanas y en la noche.
Solo me queda vivir y recordar mejores tiempos.

Te recuerdo bien y mucho. Recuerdo cuando te conocí y te traje a casa por vez primera. Te dejé en mi baño bajo unas mantas (hacía frío). Un poco de agua y otro tanto de comida. Eras una cachorrita muy bonita. Te habían abandonado en la basura, lo que me costaba creer porque eras un ser hermoso, con energía y timidez al mismo tiempo.

Creciste muy rápido aunque tu tamaño aumentó poco. Nos hicimos muy inseparables. Dormíamos juntos y después de mis deberes, estar contigo era lo que hacía.

En casa aun sigue Muecas y Café. Ellos te extrañan sin duda. Todos aquí piensan en ti de vez en cuando... Yo no. En mis pensamientos estás de una manera permanente y constante. Me gustaría que llegara el día donde pueda volver a verte..

Te amo. Te extraño.
Odio noviembre porque fue cuando te perdí.

Mi pequeña Fresona del alma

No hay comentarios:

Publicar un comentario