jueves, 11 de agosto de 2016

lunes, 8 de agosto de 2016

Los sueños son terribles. Mueres. Lloras. El pasado te acongoja y, muy despacio, te destruye subatomicamente.

La realidad, por otro lado, te obliga a dormir sin más.