lunes, 25 de abril de 2016

Parece lógico, razonable y verdadero. Ojalá se duerman de por vida todos mis miedos.
Te extraño.. ¿Y qué pasa? Todo da igual.

Me duele el corazón como cien veces más de lo que te lastimé. No estaría mal sentir menos necesidad de gritar tu nombre y escribir tus iniciales por esta ciudad.

Es triste pero.. No hay nada permanente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario