lunes, 12 de octubre de 2015

E

La alegría de verte es siempre grande. Lo poco que te entiendo aún me hace temblar.
Reacciono nervioso, temeroso y ansioso de tu personalidad.

¿Lo entiendes?

Sé que estamos separados y que las cosas no son como yo quiero. ¿Son como tú quieres?
¿Crees que algún día me vas a amar como yo te amo aunque tenga una voz silenciosa y un andar sigiloso que a veces es complicado entender como puede ser eso?

Me da gusto que te vaya bien. Que tengas con quien hablar. Que tu vida se desarrolle de una manera normal. Tus cosas, tus ideas, tus pensamientos y tu forma de caminar. ¿Me duele no ser una parte diaria e integral? No hay algo más terrible o doloroso que el saber que estás ahí y que no pienses tanto en mi.

Tengo la cara llena de arrugas e imperfecciones. De barba y otras cosas que no sé como se van a quitar o que marcas me dejaran. Tengo ojeras y preocupaciones. Tengo muchas ganas de darte un beso eterno. No soltarte.

Sé que esta no es la carta ideal de cumpleaños pero nunca olvido donde estás ni quién eres.
Siempre pienso en ti y en como puedo hacerte feliz.
Gracias, gracias.

Me volví un poco más hombre y un ser menos incompleto contigo, a través de ti y del tiempo.
Que los momentos hoy son un tanto malos, prometo y haré todo lo posible porque sea perfecto.

Te amo.
Feliz cumpleaños.