martes, 25 de agosto de 2015

Y está bien.. Creo fuertemente que tu verdadera alegría se posa cada mañana en ti cuando no despiertas conmigo. Cuando el ultimo mensaje de anoche no proviene de mis cartas. Cuando el atardecer regresa sin noticias mías. Cuando mi personalidad renuente a mejorar se queda en el trabajo horas extras y te deja tiempo y espacio para ser tú.

Siempre pensé que, conmigo fuera de tu camino, tu vida sería dos o tres veces mejor. Menos infeliz.
Hoy lo has logrado.

Me alegro.
Me hundo.
Hasta luego.




No hay comentarios:

Publicar un comentario