martes, 3 de marzo de 2015

Antes de irme, quiero aclarar algo. Que nunca me hiciste infeliz y que, a pesar de mi conducta, contigo siempre quise vivir. En la misma casa, en el mismo cuarto, compartir la ducha y la alacena, repetir la misma rutina por los años que venían y que ya no vendrán.

Nunca en mi vida viviré con alguien y espero que con tú decidas, sea una persona mucho mejor que yo (aunque francamente.. ¿Quién no es mejor que mi persona?). Espero que seas en exceso feliz y que dicha felicidad la logres transmitir a tus seres amados.

En este planeta no hay espacio para mi mente, para la distorsión que tengo de la realidad y para mis ataques de absoluta soledad. No existe un momento de plena tranquilidad. No confío en alguien. No le confío a mis padres y ni a mis hermanos, no creo que en este mundo pueda haber una sola persona que entienda lo que me sucede y que comprenda lo vasto de mis pensamientos.

No me gusta hacer drama o montarme en el carruaje de la victima porque no lo soy.
Me queda claro que todo lo malo es originado de mi estúpida personalidad. De mi carácter aprensivo y nada original. Lo entiendo. Entiendo que sientas una repulsión exorbitante y desenfrenada, por lo que no intento hacerte cambiar de pensar ni la forma en que me ves.

No te culpo, te juro por todo lo importante de mi vida que no te culpo. No te embarro de mis pesares y ni de mi penumbra, no te cobijo de mis males internos o de mi desdicha duradera, no lo hago.
Tú no tienes nada que ver conmigo ni con todo lo que siento y pienso. Tú eres una superviviente de mi forma de comportarme y la persona más fuerte e importante de mi existencia.

Que difícil es ser una persona aburrida como yo y encima con tantos problemas mentales, personales, emocionales y de seguridad. Que egocentrismo tan gigante y que autoestima tan perdida..

No hay comentarios:

Publicar un comentario