lunes, 12 de enero de 2015

Es interesante y a la vez extraño, como las personas que tú consideras amigos no están cuando los necesitas. No es reclamo, simplemente es una sensación diferente a la que pensé que sería.

Yo siempre he sido una persona desinteresada en muchas cosas. En lo material, en mis deseos, en mis prioridades (aunque podrías decirme y lo has hecho que soy narcisista, egocéntrico y muy arrogante además de soberbio) y en el lugar que le doy a ciertas personas en mi tiempo.

Cuando tú estuviste mal, muchas veces estuve a tu lado, muchisimas veces. Siempre pensando en ti y (cuando creía en ese mito de Dios) orando. Te fallé en algún punto del camino y me arrepiento. Mi arrepentimiento es gigante que mi terapeuta dice que tengo la culpa de un Catolico..
Ahora es al revés y está bien. El castigo es merecido..

Pero.. ¿Y mis amigos? ¿Dónde están esos que juraron su lealtad eterna, en las buenas y en las malas? ¿En las peleas de la vida donde la justicia no siempre iba a salir avante?

Gracias pero no. Prefiero no tener amigos a tener a los amigos que he tenido.
En mi tenían a una persona dispuesta a sacrificarse y sin pedir algo a cambio.

Un poco de atención a los detalles de la vida de una persona que, si bien ha sido irracional y encima emocionalmente inestable, ahí estuvo como una sombra y nunca como parte de un equipo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario