sábado, 10 de enero de 2015

Aquí estoy nuevamente. De pie. Y ya jamás me voy a arrodillar ante alguien. Nunca más.
Las cosas con el tiempo varían y dichas variaciones hacen que las personas maduren o definitivamente se derrumben.

A mi me pasaron las dos cosas.

Extraño tu calor y tu cariño. Tu sonrisa y la forma en la que hablabas mientras yo conducía.
Añoro cada instante de mi vida contigo, el color de tu piel y tu tocar tu ombligo.
El aroma que desprendes..

No entiendo nada, no sé si se aprende.
No consigo nada y no sé si vas a querer volver a verme..

Estoy rechazado de por vida (o al menos es lo que parece..)

No hay comentarios:

Publicar un comentario