miércoles, 17 de diciembre de 2014

Aunque la lectura hacia mi sea menor cada vez más, me siento responsable de escribir lo que siento y lo que no siempre es real aún así creas que sí.

No es mi intención lastimarte y me caería mil veces de la Vespa si eso solucionara algo.
Soy medio monstruo porque sigo torturandote con mi presencia y con lo que digo por las mañanas (que no se si lo aprecias o si lo notas, me gustaría incluso que lo odiaras).

Tú me importas.

Me importas como mi hija y como mi familia.
Te pongo al nivel de las personas mas trascendentes de mis 1203 años de vida.
He conocido personajes interesantes e importantes historicamente pero nadie ha logrado marcarme eternamente como tú.

¿Para qué te molestas en seguir hablando conmigo si sólo soy imán de perdición y mediocridad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario