lunes, 23 de septiembre de 2013

Algo que tengo demasiado claro es que, sin ella, mi vida sería diferente. Agradezco cada paso dado a mi lado, cada palabra y todos los besos.

Quiero vivir como me has enseñado (aunque no sea muy creyente) y pensar que todo es bueno contigo.

Gracias por todo.
Y porque las palabras no pueden describir lo que siento, mi corazón y mi alma es de ti, mamá.

Te amo.
Es interminable.
Te amo.
Como a nadie..

Gracias por ser mi guia. Mi maestra. Mi incansable viajera. ¿Qué sería de mi vida sin la tuya? 

Quiero que te quede conmigo para siempre.